Prov. 24:5-6
Para ir a la guerra y obtener la victoria necesitamos tomar en cuenta muchos consejos sabios; nuestra guerra es contra las fuerzas del mal. Todo cristiano debe estar preparado para la guerra espiritual.

La idea de la guerra viene del Padre celestial.


Is. 42:12
Dios se levanta para contender contra el adversario y a su pueblo lo motiva a hacerlo.

Joel 3:9-10

Los cobardes no van a a la guerra. El Señor convoca a su pueblo a ir a la guerra. Las estrategias de guerra de Dios siguen funcionando en el ámbito espiritual.

Ex. 15:1-4
Dios enseñó a su siervo Moisés las estrategias que debía utilizar para la guerra. A Moisés Jehová se le presentó como varón de guerra y se lo comprobó mostrándole su poder.

Num. 31:3-8
Dios enseñó a Moisés estrategias de guerra y éste a su vez las transmitió a Josué.
Soldados, sacerdotes y levitas son quienes participaban en la guerra en el tiempo de Moisés; hoy en el ámbito espiritual es igual, los sacerdotes dirigen mediante la cobertura y el consejo, los soldados pelean y los levitas ministran la alabanza y la adoración a Dios. Para seguir el consejo de guerra se necesita un mentor que dé la estrategia, y buscar luego la confirmación de Dios.

Num. 31:6
La estrategia de guerra es del Señor.
Josué aprendió las estrategias de guerra de lo que vió de su maestro Moisés.

Jos. 11:15-20
Como Dios mandó a Moisés, éste mandó a Josué y él lo cumplió al pie de la letra sin razonar ni cuestionar. Todos los cristianos debemos hacer lo que el Padre quiere por medio de Jesús. Por mucho tiempo estaremos en guerra, pero no por ello debo hacer tregua con el diablo. Para obtener la victoria debemos permanecer en guerra. Toda la guerra viene de parte de Jehová con el fin de derrotar y avergonzar a sus enemigos.

Jos. 11:23
Josué conquistó pueblos y territorios, tal y como Dios se lo había mostrado a Moisés, repartió al pueblo la tierra como herencia y la tierra estuvo en paz.
Dios motiva a la guerra para:
1.- Pelear por mi herencia; el enemigo tiene el territorio y las bendiciones que Dios tiene para mi.
2.- Para destruir a sus enemigos que se habían levantado contra el pueblo escogido.
El diablo desea una iglesia de Cristo pasiva, para tenerla sometida y en dificultades.


Jos. 12:7; 24
Dios otorgó las estrategias a Josué para pelear contra treinta y un reyes y vencerlos. Josué sólo creyó el consejo, peleó y venció.

Jos. 10:8-14; 15-25
Hubo momentos de incertidumbre en la vida de Josué, pero éste se empeñó solamente en confiar y hacer lo que el Señor le dijo: "No temas". Por la obediencia de sus hijos, Dios pelea por ellos la batalla, y avergüenza a sus enemigos, dando a su pueblo dominio y autoridad.

Prov. 20:18
Los buenos consejos nos llevan al éxito en nuestros planes, nunca debemos ir a la guerra sin un buen plan para ella.


Volver a Predicas

Regresar

Detalles

  • Datos8 de Febrero, 2017
  • Lugar:Cristo Vive
  • Dirección:Carlos Salazar, col.Landin

Twitter

Síguenos en