Tema: Clamando a Dios en tiempos difíciles
Ps.Ángel Montes

Estamos pasando por tiempos muy difíciles en nuestro país y en el mundo entero.

Ef. 5:11-16
Busquemos hacer las cosas que a Dios le agradan y alejémonos de aquellos que viven en maldad. Cuando la luz brilla, las tinieblas van hacia atrás. Guardemos nuestro testimonio en Cristo teniendo cuidado de lo que hacemos. Aprovechemos nuestro tiempo para hacer el bien porque atravesamos por tiempos muy malos.

Dios está buscando hombres y mujeres que quieran marcar la diferencia, que tengan carga por las almas, que mueran a sus intereses personales y procuren los intereses de Dios. Con tristeza vemos como existe hipocresía en muchos de los asistentes a la iglesia.

Dios está permitiendo la angustia en la vida de las personas con el fin que se rindan y se humillen.

Sal. 34:10
De mi boca deben salir de continuo alabanzas y adoración a Dios.

El Señor no está ajeno a mi clamor por eso me responde y me libra de mis angustias. Quien teme a Dios es protegido por Él. Dichosos quienes confían en Dios; nada nos faltará cuando le busquemos para agradarle.

Clamar es pedir una cosa con desesperación, es suplicar, rogar, gritar con angustia por algo de lo que tenemos necesidad. Nuestro clamor debe estar dirigido al Dios eterno, no a nadie más, éste sale de un corazón angustiado, quebrantado, humillado. Un verdadero clamor a Dios nos conecta con Él; en una súplica de un corazón desesperado necesitado de una respuesta favorable.

Stgo. 4:1-6
Dios responderá el clamor de un hijo de acuerdo a su voluntad, planes y propósitos. Las cosas del mundo, al mundo pertenecen y los deseos de la carne son del mundo.

Jer. 33:1-3
Dios ha dicho que clamemos a Él y Él va a responder; el clamor de un corazón desesperado toca el corazón de Dios.

2 Sam. 22:1-7
El Señor es protección para sus hijos, les protege de sus enemigos y les guarda de los peligros.

Sal. 18:1-7
Jehová es mi fortaleza, mi roca, mi castillo y mi libertador. Mi escudo, fuerza de mi salvación y alto refugio.

Cuando invoco al Señor, quien es digno de alabanza, Él me libra de mis enemigos. En tiempos de angustia he clamado a Dios y me ha contestado. La tierra se conmueve y tiembla. La actitud de nuestro corazón es importante para que obtengamos la respuesta de Dios.

Sal. 130:1
Dios mío, yo te llamo pues estoy muy angustiado.

Sal. 4:1
Tú, Dios mío, eres mi defensor; ¡respóndeme cuando te llame! Siempre que tengo problemas, me ayudas a salir de ellos; ¡compadécete de mí, y escucha mi oración!

Mar. 10:46-52
Esto es un clamor que impactó los cielos, que venía de lo más profundo de un corazón contrito y humillado de un hombre desesperado por su necesidad. Jesús respondió y le llamó que fuera hacia Él, éste fue sanado y siguió al Señor Jesús desde ese momento.

¡Clamemos al Señor en todo tiempo, ya que Él está atento al clamor de su pueblo!





Volver a Predicas

Regresar

Detalles

  • Fecha:05 de Marzo, 2017
  • Lugar:Cristo Vive
  • Dirección:Carlos Salazar, col.Landin

Twitter

Instagram





Síguenos en